q4rdtmuk3zrl0ty.jpg

¡Y Wilco obro el milagro! ¡Se puede sonar medianamente bien en la Oasis! Pero antes de todo recapitulemos el grupo norteamericano Wilco volvían a Zaragoza con motivo de presentar su nuevo disco el muy setentero “Sky blue sky” y para tal evento se había elegido la sala Oasis dentro de la programación del “Muévete” que lleva el área de cultura del ayuntamiento.

Lo primero es decir lo privilegiado de Zaragoza por contar con una de las mejores bandas del panorama viendo los exclusivo de su gira por la piel de toro (Barcelona, Madrid y Bilbao, a parte de Zaragoza) hecho que para algunos viene a justificar el precio de su entrada (unos 30 y pico euros); lo segundo es constatar que el elevado precio exigía un emplazamiento de nivel y este que escribe no puede más que envidiar como en una ciudad como Bilbao van a poder disfrutar de esta magnífica banda en un escenario como el teatro Euskalduna (todo un lujo y lo que merece un concierto de este tipo) lo que debería hacer reflexionar sobre tener en Zaragoza una buena sala de espectáculos y no tener que pasar directamente de salas como la Oasis a directamente lugares que se exceden demasiado como la sala multiusos (que en este caso no hubiera estado mal) o el pabellón príncipe Felipe.

Pero bueno dejemos de lloriqueos, ya que la cosa era que el recinto elegido era la Oasis (con todas sus limitaciones, tanto sonoras como de ordenación del espacio), y vayamos a harina, es decir, al concierto en si. Así tras constatar el lleno hasta la bandera de la sala, Jeff Tweedy y los suyos como buenas estrellas se hicieron esperar unos 30 minutos, tras el correcto concierto de los teloneros Smile, para ser recibidos con gran estruendo cuando Jeff (enfundado con un gorro vaquero) y compañía asomaba por el escenario y comenzaban a desgranar los primeros acordes de “Either way” el tema que abre su ultimo disco. A partir de ahí una sucesión de temas de su ultimo disco (muy bien recibidos y coreados, incluso más que otros temas de discos anteriores) como “You are my face”, “Walken”, “Hate it here” o “Imposible Germany” junto con otros de discos anteriores (“Handshake drugs”, “Jesus etc”, etc) alternando así instantes más calmados (deudores de su ultimo disco) con instantes eléctricos donde retorcían la tradición del rock americano un poco para darle una vuelta de tuerca, así hubo momentos de folk-rock, country-rock o, simplemente, rock a secas mezclado en ocasiones (para este que escribe los momentos más intensos y emocionantes) con distorsión y experimentación (magnífica “Spiders”).
Los americanos demostraron durante dos intensas horas (dos bises) que son unos instrumentistas de primera (aunque en algún momento me dio la impresión de que publico y banda estuvieron a punto de perderse en manierismos instrumentales que desviaran la forma del fondo, que son las canciones), que como banda de directo pocos le pueden hacer sombra ya que se muestran intensos, perfectamente sincronizados y engrasados; encima si a esto le unimos un Jeff Tweedy de lo mas comunicativo interactuando con el público pues simplemente decir que fue un concierto magnifico, 8 sobre 10, y lo dice uno que le gusta Wilco pero que no se encuentran entre mis bandas de cabecera; ¡y sonaron bien en la Oasis!! ¡Increíble!!

Juan José Rueda

(Ska is my) Occupation

noviembre 11, 2007

skatalites2006.jpg

No era a priori el mejor día para programar un concierto, la noche del miércoles era cualquier cosa menos jamaicana, pero una vez más el esfuerzo de gente que apuesta por la buena música fue recompensado y la sala BassSpace colgó el cartel de ‘No hay entradas’ en la puerta.Y es que no siempre se puede ver en la ciudad a una banda tan consagrada y con tantos años a la espalda, mas de 40, como The Skatalites, auténticos precursores del ska en todas sus vertientes.

Ya en la sala la transformación es evidente, quedas inmerso en el microclima necesario para disfrutar al máximo de un concierto de los Skatalites. Calor abrasador, niebla espesa y una fauna difícilmente clasificable.

El colega valiente que ha decidido acompañarte, ve el panorama y te pregunta: “Oye, pero vamos a ver un concierto de ska? Instrumental??” y tu solo puedes sonreir y decirle que tire para dentro.

Los abuelillos empezaron machacando al respetable con sus temas más míticos, atemporales y movidos. Esta primera parte fue de ska instrumental puro y duro con el que el público no dejo de bailar, bailar ska, del más castizo, todos bien apretados y a moverse en una baldosa, llegó el primer clasicazo ‘Guns of Navarone’.

Mientras echas un ojo a tu colega que no entiende como en la primera fila se mezclan los mod con los skinhead y al lado unos tipos muy vistosos, poco comunes por estos lares, los rude-boys.

El contraste entre el escenario y el público es curioso. Los abueletes, alguno de ellos cercanos a los 60 años, allí sentadicos con su instrumento marcándose unos solos increíbles, de saxo, trompeta o batería y la gente abajo sin parar de moverse. Destaca la presencia en la banda de algunos de los miembros originales como el saxo alto lester sterling, el batera lloyd knnibb o la vocalista doreen shaffer, que apareció en el escenario para lucirse en una segunda parte con sonidos más próximos al reggae.

Doreen cantó temas como ‘you are wondering now’ o ‘sugar sugar’ mientras Lester Sterling sólo movía los labios para echar piropos a las chicas de la primera fila y a su vocalista, pura energía.

Ya en la parte final volvieron los temas al más puro estilo skatalites como ‘Latin goes Ska’ o ‘Around the world’ para completar una actuación que no dejó a nadie indiferente y que seguro será recordada por los allí presentes.

Tu colega te da las gracias y te pregunta que para cuando el próximo concierto…para estos superabuelos mañana será otro día.

Javi Vicente

Crónica FIZ 07

octubre 10, 2007

fiz07.jpg

No es momento ni lugar. Eso mismo debió pensar Jason Pearce nada más ver el panorama que le esperaba en el primero de los conciertos de este FIZ 07. Y es que Spiritualized presentaban su Acoustic Mainless, guitarra acústica, piano, cuarteto de cuerda y coristas gospel (todos ellos sentados) ante unas 400 personas que iban llegando con cuentagotas al recinto. Y es que esto no es el Auditori del Primavera Sound, es Zaragoza, y aquí nos encanta hablar en los conciertos, y con Ámbar sube el acentómetro,vaya que si sube. Conclusión, deslucidísimo concierto de Spiritualized, con un murmullo general mientras los ingleses se esforzaban en desgranar temas de Spacemen 3, Spiritualized,versiones como el True Love will find You in the End en un formato que en otro ambiente más intimista, y no para abrir un festival en el que el 80% del público no viene a verte, hubiese sido otra historia. Hasta el Oh Happy Day sonó triste, una lástima.

Y la carpa principal se llenó, llegaba el turno de Travis, unos de los clásicos del brit pop de los 90, y eso se notaba en la media de edad del público, rozando los 30. Todo a priori era perfecto, público entregado y los de Glasgow (quitento para la ocasión) con muchas ganas de agradar. Y triunfaron, claro.

Apenas 4 temas de su último disco, para agradar al personal con todo el arsenal de hits que les han hecho a llegar a un público más amplio que el estrictamente considerado independiente: U16 girls, Driftwood, Sing, All I want to do is rock, Turn… en ocasiones se oía más al público coreando que a los escoceses que la gozaban trepando por los amplis y saltando desde el bombo. Como colofón una Flowers in the window con Fran Healy solo a la acústica y el resto del grupo junto a él haciéndole los coros y para cerrar Why does it always rain on me? en el que pidió al público to do the pogo y cumpliendo con nota su papel de cabezas de cartel.

El ambiente ya pasó a erótico festivo con el teloneo de las Nancys Rubias y Fangoria reventó la olla y salpicó de hormonas a todo el personal. Y no vamos a hablar de estado de la voz de Alaska, de la calidad del corista o de la presión tan atroz que tienen que sufrir sus arterias embutidas en semejante vestuario. Porque son los mejores en lo suyo y lo demuestran como nadie. Un huracán arrollador capaz de hacer bailar al más parado, y en un festival la gente quiere festejar. Acompañada de dos drag y divertidas coreografías, fueron repasando casi todo su último trabajo El Extraño Viaje, para finalizar con una minisesión de 15 minutos en la que enlazaban temas de sus anteriores discos como No sé que me das, Retorciendo Palabras o Miro la vida pasar para la apoteosis final con Alaska y Mario Vaquerizo cantando El Rey del Glam de la época de Dinarama.

Luego vinieron los Shy Child, grupo neoyorkino que se suben al carro de la new-rave y los Klaxons y que con sólo dos instrumentos (teclado y batería) se bastaron y se sobraron para taladrar los tímpanos de los allí presentes y provocar una huída en masa hacia la carpa de artistas de Zaragoza.

Y allí pudimos disfrutar con De Vito, banda que se salía del patrón del resto de grupos locales y que nos hizo romper a bailar ya entrada la noche. Con bases electrónicas, guitarrazos punk y letras en castellano y con hits como Clap your hands say co! o Alles Auf Deutsch que nos hicieron recordar desde Bloc Party a the Faint pasando por Glamour to Kill, habrá que tenerles muy en cuenta en la escena local.

Y con Hang the Dj, y recordando tiempos míticos en el Central, se ponía punto y final a esta edición del FIZ que estrenaba flamante nuevo recinto y en la que se cumplio el pronóstico, y Travis y Fangoria fueron los triunfadores de la noche.

Jaime Villanueva

 webcast.jpg

1º Día: Madrid, viernes 13 de Julio

El día se presentaba perfecto, tras un viaje de tres horas a Madrid y un viaje por el metro llegué a Colonia Jardín, lugar donde salía un montón de autobuses a Boadilla, ciudad situado en el extrarradio de Madrid capital, y por cierto muy mal comunicada.

En los autobuses nos hacinábamos ansiosos por llegar y disfrutar de los conciertos, pero no imaginaba lo que sucedería a la vuelta, tras ocho horas de festival, entrar en un autobús era casi misión imposible, y había que tirarse contra las puertas para entrar y oler el sobaco del vecino.

Pero quejas aparte el primer día de festival fue un gran día, para mi era nuevo nunca había ido a un festival, el ritual de la pulsera, situar los escenarios, un montón de casetas de publicidad y lo mas importante los conciertos.

Llegue cuando estaban actuando James, que me entere estando allí que eran bastante famosos, sobre todo a finales de los ochenta y principios de los noventa, pero el rato que los estuve viendo no me dijeron gran cosa, pero quizás todavía en ese momento no había entrado en calor y mis oídos se estaban adaptando al ruido, a la gente y al festival.

Con las idas y venidas a la barra en busca de una cerveza llego la hora de uno de los grandes conciertos del festival a mi juicio, o al menos uno de los que mas me sorprendieron, me divirtio, me sorprendió y me hizo bailar.

DJ Shadow mezclo con enorme maestría  los cortes, intercalando algunas de sus mayores éxitos, llegando al punto álgido con la exposición en la pantalla de una fotografía de Bush, en ese momento se puso a silbar  y a chillar el publico, de ahí al final fue todo un espectáculo  con el que Josh Davis nos deleito.

Después llegué el momento de la añoranza y de ver a un gran grupo que son una buena parta de la música del último tercio de siglo.

The Jesús and Mary Chain ofrecieron un concierto esplendido, con todos sus hits, haciéndonos votar sin parar, una canción tras otra, recordándome las miles de veces que había escuchado esas canciones.

Llegaba en la madrugada, un momento muy deseado, el de la aparición en el escenario S de !!!.

En pocas palabras fue un conciertazo, es difícil explicarlo si no estuviste allí, fue una hora y media de ritmo, fuerza y movimiento.

Cada palabra el cantante movía su cuerpo de manera convulsiva de una parte a otra del escenario y la posterior aparición de una diosa negra con voz celestial que nos volvió a locos a todos con su voz y su energía.

!!! es uno de los directos mas imponentes que he visto en mi vida, son apabullantes, son tremendos, podría seguir poniendo adjetivos pero mejor es verlo y comprobarlo.

A partir de este concierto mi energía fue decayendo esa noche, mis ojos querían descansar y las piedras que había desperdigas por todo el festival estaban destrozando mis pies.

Pero era necesario ir a ver los Chemical, era una obligación y un delito no ir a verlos, fue un señor concierto.

También tuvo la noche su toque más cool con la actuación de Air, con su pop- electrónico, que relajo y suavizo el ambiente al principio de la noche.

Saque varias conclusiones este mi primer día de festival, que es imposible ver a todos los grupos por desgracia y que pese a saberlo te vas con sentimiento de culpa por no haber aprovechado la noche.

Texto: José Fillola
2º Día: Madrid, sábado 14 de Julio

Después de mentalizarme de que era mejor, dado mi precario nivel monetario, ir solo el sábado y pasado ya el trauma de no haber podido ir ver a Jesus and Mary Chain, !!! y Jarvis Cocker pues me quedaba disfrutar de la jornada del sábado que se prometía espectacular.
Lo primero que debo comentar es el malo, malísimo para mi gusto, emplazamiento del festival en la Madrid por que, con todos los respetos para Boadilla, esta un poco a tomar por culo y los transportes tardaban una eternidad (casi una hora tardamos para llegar con la linea de buses). Así que aspecto a mejorar para años posteriores.
Con esta tardanza del bus y previendo que dentro el alcohol iba a estar por las nubes, como así fue, decidimos comprar y bebernos unas litronas (una por barba) antes de entrar al recinto lo que hizo que no pudiéramos ir al concierto del Sr Chinarro, bueno se siente. Aunque desde fuera pudimos escuchar algo del concierto de los Editors.
Cuando ya entramos al recinto y nos aclaramos donde estaba cada carpa y escenario fue el momento de ir a ver a uno de los nombres del festival, PJ Harvey. Polly Jean apareció con un vestido largo blanco (nada que ver con su actuación en el FIB de hace unos años) para encara una concierto sin banda de acompañamiento. Armada con una guitarra eléctrica, que cambiaba por un piano en algunas canciones, algunas bases de batería pregrabadas y poco más, desgloso en poquito más de una hora un set, para el que esto escribe, espectacular, con una voz impresionante, una presencia que llena un escenario y interpretaciones de gran emoción. Igual para algunos demasiado intimista para un festival para mi perfecto para empezar a calentar motores.
Por que después de PJ, tocaba el turno de los Flaming Lips. Los de Oklahoma son sinónimo de espectáculo escénico de eso no hay duda, así Wayne Coyne apareció en el escenario dentro de una burbuja que le paseo por el publico mientras en el escenario se veían bailarinas vestidas de papa noeles y de marcianas. La cosa empezó bien y siguió por este camino con Wayne Coyne haciendo de showman dirigiendo las canciones como si de un gran karaoke se tratara. Ya estábamos calientes y preparados para lo que era el plato fuerte del festival Arcade Fire.
De camino al escenario se pudo comprobar que era el grupo y el concierto del festival, ya que el escenario estaba abarrotado. El grupo canadiense, con mas músicos que la Kelly family, demostraron que tienen un directo solido y engrasado, además de una buena ristra de canciones buenas y un publico que estábamos más que entregados. Pero quizá el ser un concierto tan esperado y que el sonido parecía un punto más bajo hizo que, al que esto escribe, le quedara un poco de mal sabor de boca.
Después de esto empezaba lo que se suponía uno otro de los platos fuertes en lo que a publico se refiere, Bloc Party. La verdad a que a mi el grupo no me dice demasiado y fui por que querían unos amigos, por que yo ya estaba pensando en el concierto de Lcd Soundsystem. Y es que era como un sexto sentido que me decía que James Murphy no me iba a decepcionar y así fue.
Llegamos al concierto concierto de Lcd Soundsystem, con una carpa llena de gente y ganas de fiesta. Y los de Nueva York ofrecieron el concierto de ese día en el festival, estuvieron superiores, dominando los trucos del directo y con una banda de sonido espectacular. Lo suyo fue rock, baile y sudor, fue tremendo con unas canciones de un ritmo endiablado que sonaron magnificas (mención para “All my friends” que sonó mejor que en el disco).

Después de este éxtasis sonoro y sentir que ya había amortizado el dinero invertido, solo quedaba disfrutar con las sesiones de algunos de los djs que había en las carpas. Así fuimos rotando entre el set más pop de Amable y la sesión más techno de 2 many djs (aunque uno esperaba más de ese espíritu “mezclamos todo” que ha encumbrado a estos belgas).
Y así hasta que el cuerpo aguantó y decidimos que era hora de marchar, además de que ya iba terminar el festival (sobre las 6 de la mañana) con la sensación de que había sido una muy buena jornada musical, emocionante y festiva, y de que quedaba un trecho bastante grande hasta casa (maldito emplazamiento).

Texto: Juan José Rueda

Estábamos impacientes pero al fin tenemos los datos. Monegros Desert Festival 13, rebautizado en cierta forma para esta ocasión como Monegros 777 “The Number of the Beat”, se pondrá en marcha una semana antes de lo que venía siendo habitual en estos últimos años, concretamente el 7 de Julio. En total serán seis los escenarios (tres de ellos al aire libre), por donde desfilará lo más nutrido de la escena electrónica tanto a nivel nacional como internacional, que unido a un escenario especial de la Red Bull Music Academy (donde se podrán ver a jóvenes valores de la electrónica), aseguran horas en las que se fundirán a la perfección calidad y diversión.

Para esta edición del festival se ha previsto una ampliación del recinto para alcanzar los 100.000 metros cuadrados, en donde se podrá disponer de 13.000 metros cuadrados de sombra. Pero la novedad logística más evidente la encontramos en los escenarios, donde destaca la incorporación de una carpa de 5000 metros cuadrados y capacidad para 12.000 personas que acogerá a los sonidos más contundentes y rígidos del techno actual dada la creciente demanda por parte de un amplio sector del festival por estilos como el Hard Techno, el Schranz y el Hardcore. El concepto de los antiguos escenarios se mantienen con respecto al año pasado: el Expo 2008 se dedicará al techno, las grandes actuaciones en directo y el breakbeat; en el San Miguel Experience podremos admirar las actuaciones de hip hop y un techno de carácter más detroitiano; el Open Air mantiene la oferta de la edición anterior con minimal techno, intelligent techno e IDM; el Bacardi Stage y el White Label Tent seguirán por una línea más cercana al house y al electro; y por último el ya mencionado escenario Red Bull Music Academy con una apuesta por el minimal techno, el microhouse y el electrohouse.

 

monegros-festival-5.jpg

Pero hablemos de nombres, que al final es lo que más nos interesa a todos. El line-up para esta edición se presenta muy interesante, encabezado por unos potentes cabezas de cartel como son Underworld, que presentarán nuevo disco, y el rapero californiano Snoop Dogg, con un directo que presentará hasta catorce miembros sobre el escenario. Hay que remarcar igualmente la doble actuación de Asian Dub Fundation, formación que busca un componente ideológico político en sus actuaciones. La lista del hip hop se completará con nombres como Mala Rodríguez, Nach o Griffi.

Otras formaciones, que son ya parte de la historia de la música electrónica, harán acto de presencia en esta edición. Este es el caso de Autechre, The Orb o el ilustrativo directo que realizara Juan Atkins bajo su alias Model 500. Sellos tan importantes como M_nus o Gigoló estarán representados en el festival, los primeros por medio de Richie Hawtin o Troy Pierce y los segundos por Hell, The Presents o David Carretta. Tenemos que fijarnos de igual modo en formaciones como las de Motor, Technasia, Fixmer & McCarthy, Alexander Kowalski, el retorno de un viejo conocido como es el ingles Jim Masters, Dominik Eulberg, Silicone Soul, el live (más un dj set) que realizará el japonés Ken Ishii, Derrick May, Stacey Pullen, Sven Väth o el proyecto comun entre Robert Lamart y Marc Marzenit denominado Dual Source.

Los amantes de los bombos más aguerridos, gélidos, acelerados y musculosos están igualmente de suerte ya que encontramos, entre otros artistas, a Oscar Mulero, Dave Clarke, Frank Kvitta, Dj Murphy, Dj Lukas, O.B.I., Pet Duo o Andreas Kremer que pueden convertir el desierto en un lugar salvaje con un sonido románticamente desolador.

A falta de alguna figura del panorama house que queda por confirmar, esto es lo más destacable de todo lo que se aglutinará en la edición de este año. Vuelve el calor, llega el desierto, ya suena Monegros Desert Festival. Retorna el Beat con más ganas y fuerza que nunca.

Texto: José Luís Oliva

Foto: Víctor Lax

b000meyfbo01_aa240_sclzzzzzzz_v44841019_.jpg

Tras un periplo de cuatro años en los que no teníamos ningún trabajo en largo del alemán Stefan Betke, conocido artísticamente como Pole, nos llega un disco cuya portada es en cierta manera una  declaración de intenciones. Y es que la presencia de una imagen del castillo alemán de Neuschwanstein con el paisaje nevado, abandonando así las frías portadas de colores planos de sus anteriores discos, no es casual ya que nos pretende hablar con ello de una mayor calidez y elasticidad que ha logrado en este disco con la incorporación de un batería y un bajista en vivo. Pero esto no nos debe llevar a la confusión, ya que Pole en “Steingarten” mantiene ese grado de abstracción, más denso aún si se puede, que le ha hecho tan característico en su carrera. Y es que Pole es un magnífico representante de la electrónica horizontal alemana que ya con su increíble primer trabajo, “Pole 1”, dio origen a un nuevo concepto de dub germanizado.

Después de andar dando vueltas a la misma tuerca con sus producciones anteriores, se nos presenta en este álbum de manera abierta e intensa, generando esas arquitecturas sonoras perfectamente construidas que caracterizan a Stefan Betke para ofrecernos 45 minutos de sonido con una profunda variación en el tempo en un disco, que si bien no llega al carácter de obra maestra que represento su primer trabajo, es muestra de una reinvención de Pole siendo más dinámico y movido, si me permiten utilizar estas expresiones, que sus anteriores realizaciones.

Pole regresa con fuerza con este disco reclamando el trono del minimalismo sonoro, un lugar que sin duda nunca tuvo que abandonar.

Texto: José Luís Oliva

En el panorama actual que vivimos en Clubland se agradece que, de vez en cuando, se de alguna propuesta como la que pudimos ver este sábado en Reset Club. Y es que uno ya está cansado de esa bipolaridad que se ha producido con el Minimal por un lado (léase también Maximal) y el Schranz por otro parte, y que cada día aumenta más en el mundo de la electrónica. La verdad es que tenemos que sonreír cuando los programadores tiendan a acordarse de otros estilos que cohabitan entre la fauna sonora nocturna y que se niegan a desparecer. El Gran Puzzle Cózmico es un paradigma de estas propuestas, más escasas, pero inmensamente excitantes. Este proyecto musical, personificado por el zaragozano Sergio Herrero, con apenas unos samplers, un Casio, bases programadas y una voz en directo que recuerda a Fabio McNamara es capaz de ofrecernos un viaje sonoro extremadamente macarra, contundente, de toque petardero y divertido.

El Gran Puzzle Cózmico presentó en directo el que viene a ser su segundo trabajo, de titulo “La mató porque brillaba”, donde se aglutina electroclash, techno descarado, el sonido Rótterdam más abrasivo y unas letras, su auténtico “lev motive”, que muestran un retrato corrosivo y casposo de la sociedad en la que nos encontramos. Y es que cualquier historia mundana se convierte en excusa creativa para este artista maño, tratadas siempre con una línea argumental inconexa que podemos situar a medio camino entre el “cadáver exquisito” surrealista y la ideología dadaísta promovida por Tristan Tzara y Hugo Ball a principios del siglo XX.

puzzle-cozmico.jpg

No tendríamos que esperar mucho, tan solo un par de temas, para comprobar que este amante del terrorismo del Sampler al más puro estilo KLF tenia al público entregado. El directo arranco con temas como “Mogollon Waine”, “Antonio García Mateo”, un revolucionado “El Maiquel y el Tutancamon” o “Mamífero insectívoro”. Más tarde se daría paso a una sección donde se ofrecería algún tema perteneciente a su anterior disco, “Propuestas para un mundo mejor”, como fue el caso de ese “quinqui beat” que es “Vengo del extrarradio” y una “descomposición” –así comentó el propio Sergio Herrero- de “Mi perro es del Pryca” en la que se incorporó una improvisación de la canción “Mi Carro” del cantautor Manolo Escobar. Así, la actuación caminaba con paso firme y enérgico hacia lo que sería un éxito total.

Continuando con muestras de su nuevo disco, El Gran Puzzle Cózmico representaría “Eslabón perdido” y “Tu abuela es ochentera”, en el que se nos plantea un problema de datación cronológica. Un cierre dedicado a las “relaciones animadas” que se comentan en el tema “Río de Janeiro de Ubrique”, muy esperado por cierto, serviría de colofón a una gran actuación.

Ya sabes, si no has tenido la ocasión de ser testigo de una puesta en escena de El Gran Puzzle Cózmico y vivir un momento exponencialmente intenso, lleno de humor ácido y con un cierto toque grotesco, ¿a qué esperas? Seguro que no te defraudará.

José Luís Oliva

www.myspace.com/puzzlecozmico