Barcelona: una tarde de sol

mayo 4, 2007

En la Calle del Duque de la Victoria, en el barrio gótico, encontramos Limited Edition, un concepto de tienda de ropa y complementos diferente, segmentado en cuatro espacios con una decoración sobria y un ambiente distendido, sin dejar de ser desenfadado. Líneas selectas de zapatillas –o bambas, como ellos dicen- Adidas Internacional y Nike de Japón se mezclan con originales bailarinas Y-3. Cazadoras Carhartt, chaquetas Makarisi, sudaderas Stanley Parsson y vaqueros Nudie Jeans entre llaveros, gorras, gafas, cinturones y carteras de Obey, muñecos para adultos de Qees, Kubrick & Bearbrick entre muchos otros. Una maravilla escondida entre pantallas de plasma y cajas de cristal. Si no quedas satisfecho, un poco más adelante, en la misma calle, se encuentra el espacio Duke, que amplía la oferta con prendas de Stiisy y Fenchurch.

Y si has tenido suerte y ha salido el sol en la ciudad condal, dejándote llevar en la misma dirección se encuentra la mágica plaza de la Ciudad de Madrid, repleta de laderas artificiales de césped. La simetría allí está prohibida. Y es que si quieres algo más simétrico, desvía la mirada hacia la derecha de la plaza y te darás con una de las tiendas de lencería erótica más original y sofisticada de la zona: Le Boudoir. Erotic lifestile.

En esa misma dirección se vuelve uno a topar con el bullicio de las Ramblas, del que te puedes escapar escondiéndote en la Calle Bonsuccés y sentarte en una de sus terrazas. La de Buenas Migas ofrece una variada selección de Pizzas en porciones, envuelto en un papel un tanto rococó en manos de una camarera igual que Amélie Poulain. “Ella va a cambiarte la vida”, decía su director, Jean Pierre Jeunet. La vida no te la cambia esta terraza, pero su ambiente y su clientela te hacen afrontar la tarde de una manera diferente y agradable.

La pequeña plazoleta en la que se encuentra Buenas Migas se convierte en la Calle de Elisbets, donde se ubica La Central del Rabal, una librería con una amplia oferta cultural y una decoración de lo más sobrio y novedoso –lo de cosmopolita se sobreentiende en Barcelona-. Justo enfrente, el hotel Casa Camper. No busques aquí zapatos –que seguro que también-, sino unos locales más adelante, donde, rodeado de graffitis multicolores, puedes disfrutar de las selectas ediciones Barcelona de la misma marca.

¿Una buena manera de combinar unos Camper edición Barcelona?, un vestido Bob(a), diseño de Giménez y Zuazo, en la misma calle de Elisabets. Dos espacios repletos de diseños, como siempre originale, de este dúo catalán. Visita obligada.

Un poco más adelante se topa uno con el impresionante edificio del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (macba), que este mes ofrece las exposiciones de Carlos Pazos y Manolo Laguillo entre muchos otros.

Una caña para terminar, en la plaza del CCCB, en el C3 Bar. Cuelgan tenedores, cuchillos y cucharas por las paredes y hay tulipanes en las mesas. ¿Apetece?

Un paseo por Barcelona una tarde de primavera. Ajetreado pero agradable.

Andrea Pérez Lorente

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: